viernes, enero 23, 2009

Mientras urgaba mi nariz...





En realidad no me urgaba la nariz, sólo escudriñaba el misterio del moco jajaja ya en serio andaba en la red buscando algo interesante y me encontré con un video en You Tube, el video es de Gomaespuma un programa de televisón que tenía la intención de hacer reir al público, tal programa es de origen español y como muchos programas a nivel mundial, empezó en la radio, en un programa llamado Zona cero, tuvo mucxho éxito y se lanzó a la pantalla chica, les fue bien y tuvieron sus momentos, hasta que todo concluyó en el 2007, en el programa se realizaban parodias hacia la vida española, en todo sentido por medio de sus sketches que eran protagonizados por títeres, cual Plaza Sésamo, sólo que estos si tienen gracia. Así pues andaba vagando y me encontré co el primer video que vi de ellos, me pareció bueno y ahora quiero compartirlo con ustedes, ojalá les agrade.

jueves, enero 15, 2009

GRACIAS A SU AMISTAD

El Domingo pasado, se suponía saldríamos mis mejores amigos y yo en una travesía a tomar café en Coyoacan, sin embargo Pablo, no asistió. Mi amigo Gabriel y yo fuimos pues ingerir tan estimulante bebida, acompañándola de un delicioso aroma a tabaco, producido por nuestros puros. Así, en el transcurso de la noche tuvimos una charla entretenida, pero algo regresó a mi mente, ya lo había visto venir pero no le tomé la importancia debida y eso debido a la conversación, le platicaba acerca de lo que había hecho en esos últimos días, de la sensación extraña en el parque, etc., después mientras seguíamos charlando de lo mismo, un cantor errante interpretó una canción que trajo a mis ojos aquel líquido salino denomindado lágrimas, no dejé que fluyeran pues no quería que me vieran llorar nuevamente, Gabriel comprendió y puso su mano en mi hombro diciendo - Te entiendo hermano - cuando hubo terminado de cantar aquella persona, sentí una vibración en mi voz, me costaba hablar con firmeza, una lluvia de nerviosismo me invadió el cuerpo y mejor le propuse hacer algo que ya no habíamos hecho, caminar por la oscuridad en las calles, sólo vistos como sombras en las penumbras que producen los postes de amarilla luminicencia, nuestros pies nos llevaron directamente hacia aquél parque que tan buenos y malos recuerdos llegan a mi cabeza, llegamos al parque Tagle, le mostré la banca en la que sentí algo fuera de lo común, seguimos caminando para llegar porfin a una banca en la que seguimos con nuestra plática, mejor dicho, seguí hablando con él, hasta que me callé, pues no soy el único que ha tenido cosas que pensar, el me platicó algunas cosas que le habían pasado y así continuamos. Ya era más de medianoche cuando se voltea y me dice - ¿Te das cuenta que aunque somos incondicionales no nos hablamos cuando estamos en las peores circunstancias? Tengo una idea ¡Hagamos un pacto! cada vez que estemos en circunstancias que son aberrantes para nosotros, nos veamos y platiquemos lo que nos sucede, así no nos enteraremos tiempo después - Me pareció perfecta la idea, acepté el trato, nos pusimos de pie, dimos una última vuelta al parque y nos encaminamos a nuestras casas no sin un fuerte apretón de manos y un abrazo, con el que recordamos que con los años que llevamos de amistad, no podemos permitirnos fallar...

viernes, enero 09, 2009

UN DÍA EN EL PARQUE...


Aquí me tienen escribiendo nuevamente sobre un día que me llamó la atención, tal día fue ayer. Todo comenzó al despertarme a las 12:30 pm, tenía pensado no salir de mi casa pero al asomarme por la ventana contemplé un día tranquilo, perfecto para leer, esperé hasta que fueran 3:50 pm, ya en hora tomé mi encendedor, mi puro Santa Clara del No. 1, mi libro de Añoranzas y Pesares de Tad Williams y dispuse mi paso al quinto puente en la calle Paseo del Río, al llegar ahí vi a una parejita en el puente y preferí encaminarme hacia el parque Tagle pues quería soledad, pude correrlos sutilmente con el aroma del puro pero preferí caminar más, una vez ya en el parque busqué alguna banca que recibiera los rayos del sol, por fin encontré lo que buscaba, encendí mi puro y me puse a leer, así esuve un rato hasta que me aburrí de esa banca y fui a buscar otra banca más cómoda, la hallé pero al sentarme noté que algo me pasaba y por supuesto lo ignoraba por completo, miré a mi alrededor, bueno sólo lo que no me era limitado del cuello para girar la cabeza y sentí algo extraño, ya había estado ahí pero no era un Deja vu, realmente ya habia estado ahí muchos meses atrás y no en soledad, algo hizo que recordara, me sentía muy extraño estar en esa banca ¿Cómo la había reconocido? Ni idea, sólo que leí dos páginas, cerré el libro, tiré la pachicha del puro y me fui a mi casa, esa sensación era desagradable y justo a tiempo me alejé puesto que el sol ya amenazaba con ocultarse. En todo el día me quedó esa sensación, aborrecía a la persona y los recuerdos, no entiendo que sucedió, traté de meterme en la lectura de nuevo, sólo ahí puedo sentirme bien pero esa maldita sensación había hecho su efecto, me empezó doler la cabeza y prefería dormir para calmar tan inoportunos recuerdos, quizá en mi sueño encontraría la calma y tranquilidad necesarias para olvidar nuevamente.